Buscar este blog

miércoles, 22 de febrero de 2012

Unas compras por Israel.



No, no es uno de los sitios donde mas te dan la lata con el tema de las compras, es mas, no te la dan.

Al contrario de otros países donde te encuentras muchos vendedores en la calle metiendote por los ojos todo tipo de artículos y poniendose pesados la mayor parte de las veces, en este país no tienes ese agobio que en ocasiones al turista le resulta incómodo y no es muy recomendable.


Creo que este vende café turko

 Hay bastantes lugares donde se puede adquirir todo tipo de recuerdos, tipo zoco, al estilo de los países árabes, pero allí no te incordian salvo que entres a un establecimiento como cliente en cuyo caso tratan de que compres …,  en ese aspecto son bastante cabezotas.

Obviamente en los zocos los vendedores son expertos en el regateo, cosa que los europeos… no dominamos ni con mucho.


Aqui se lo pasaría bomba mi padre... jejeje

También hemos de tener en cuenta que … ni chollos, ni excesiva calidad, eso ya es historia. Están bien para llevar pequeños recuerdos o para adquirir algunas cosas que en Europa generalmente no encontrarías… se me ocurre… incienso puro y de distintos olores, si, alguien me dirá que aquí también se encuentra, pero no de la calidad que ví en Jerusalén, y si por casualidad se encontrase aquí supongo que sería a unos precios…


Este coche-tienda es en Jerusalen

Es fácil encontrar en estos lugares cosas típicas del país, y dependiendo en la zona de establecimientos en la que te muevas podrás encontrar para los diferentes gustos, creencias o culturas.

Las cremas del Mar Muerto... merece la pena, son muy buenas. Al menos esa marca.

Por las zonas donde me moví en este viaje era fácil encontrar rosarios de madera “de olivo”, pero como en todo había sus precios…, aunque te dijesen que estaban hechos a mano… y por esa circunstancia te pidiesen un determinado precio, alto, lo más fácil es que fuesen Made in China.

La única cosa que llevaba en mente para comprar era un belén, y a ser posible en Belén, si, una manía de esas que me dan a veces…  Pues bien, los belenes que ví en aquella localidad no eran ni mejores ni peores de los que vi en Jerusalén, por ejemplo. La mayor parte de ellos eran hechos de serie…, bueno diría que todos. Solamente hay un sitio en esa localidad de Belén en donde encontraréis figuras de todo tipo hechas con madera de olivo y a mano, eso si, tendréis que aflojar la cartera, aunque podéis regatear también.

No tengo ni idea de que era lo que vendía... tal vez café...

Al final el belén que pillé le adquirí en Jerusalén, de madera de olivo, si, pero no artesanalmente, y sirve lo mismo.

1 comentario:

Unknown dijo...

Por la forma parece té, ¿no?. Sí debe ser, ¿no ves la hierbabuena?. El té se sirve con hierbabuena. Por lo menos en Marruecos lo he tomado así y está genial.
No recuerdo haber vi este carrito. Torpe de mi. Podía haberme tomado el té de las 5.