Buscar este blog

viernes, 2 de febrero de 2007

Industrias (I)

INDUSTRIAS

Paralelamente al Balneario nacieron otro tipo de industrias y negocios los cuales conocían el mayor auge en los meses de verano.

Estos negocios no eran regentados únicamente por vecinos del pueblo, sino que, como veremos a continuación eran de lo más variado y variopinto.

Había servicio de taxi, en un principio eran tirados por caballos, las empresas que tenían este servicio era el Vallisoletano, la familia Marañón era la que tenía la línea de Puente Viesgo a Torrelavega por medio de un Ómnibus, más tarde al venderse a los Salustianos de Soto Iruz la línea se amplió hasta ese pueblo.

De Ontaneda a Luena había un coche de caballos, para llevar a los viajeros del ferrocarril, conducido por Pedrín Herrero.

Más tarde aparecieron los coches con motor de explosión con nombres curiosos tales como “La Parrala”, “El pájaro amarillo”, “El Dornier”, “Plus Ultra” y otros.


A lo largo de las aceras del hotel se colocaban a las 9 de la mañana varios quioscos y tenderetes en los cuales se vendía de todo o casi.

Las personas que regentaban algunos de estos puestos eran:

· Julianillo, el cual vendía encajes (Julián Hernández, de León).

· Primo Bolinaga, alhajas buenas, de Eibar.

· Enrique “El Chis”, de Ontaneda

Además de esto se vendían cestos de mimbre, frutas, sobaos, muñecas, truchas, salmones, anguilas, etc.…, esto solían traerlo gente de los pueblos vecinos como Vargas y Castañeda.

Había su competición entre los vendedores, los cuales para atraer a los clientes hacían rifas en las cuales el premio solía ser una rebaja en los precios o bien algún producto de los expuestos a la venta.

Un personaje curioso, vendedor ambulante, era un italiano o al menos por italiano se hacía pasar, el cual vendía entre otras cosas, un líquido milagroso para limpiar cazos, sartenes y demás, hacía que los muchachos le trajeran botes viejos y oxidados a los cuales les aplicaba el líquido y quedaban limpios, el líquido en cuestión no era otro que un acido. También vendía polvos para matar las pulgas, cuando le preguntaban por el modo de usarlos respondía:

-“Cogi li pulgi, abrili boquili, echili polvili, muerti ridondi”.

(continúa...)

4 comentarios:

violeta dijo...

interesante cada vez me entero más de tu ciudad.
saludos :)

||< Pequeche >|| dijo...

hola!!!!
quiero darte las gracias por escribirme tanto y darme tus consejos. son muy lindas tus palabras y te aseguro q me hace muy bien el aliento q me das.
la vida me pego muy duro per esper poder salir adelante....
te mando muchos besos y otra vez gracias...chaucito
pequeche

xtco dijo...

violeta: no es ciudad, es un pequeño pueblo... no se si llegará a los 300 habitantes...

bxcx

xtco dijo...

pequeche: vaya, te vi... amiguita, la vida a veces no es sencilla pero... aunque en la distancia... aqui tienes un hombro para apoyarte, ¡animo!
bxcx