Buscar este blog

sábado, 10 de febrero de 2007

EL GRAN HOTEL (I)

HOTEL BALNEARIO

El edificio que hoy se conoce como la parte vieja (1) del Hotel Balneario en un principio fue habitado por los condes de Isla, esta edificación tenía dos casas anexas, una llamada “casa del cura”, la cual posteriormente habilitada para el servicio del Hotel y la “casa de las rentas” que era donde los vecinos iban a hacer efectivo el importe de las tierras que llevaban para su explotación.

Hacia el año 1.930 el Hotel tenía servicio de teléfonos, telégrafos y correos.

El servicio para atender a los visitantes era múltiple y variado, así por ejemplo tenía 2 a 3 botones, 8 camareros y otras tantas camareras, maître, 5 cocineros, reposteros, planchadoras, lavanderas, chóferes, mecánicos, taxistas y fregadoras.

Los cocineros que preparaban las viandas eran de reconocido prestigio y, en su mayor parte venían a trabajar aquí los profesionales de Madrid, ya que en esta época veraniega ellos tomaban las vacaciones en los hoteles donde desempeñaban su labor en invierno.

El oficio de camarero y de botones eran de los mejores remunerados extraoficialmente, es decir, por lo que a propinas se refiere; lo normal a final de temporada era contar con unas cantidades por este concepto que oscilaban entre las 2.000 y 3.000 Pts.

Los botones eran los que repartían el correo en el Hotel, el cartero solía ceder, por 10 céntimos cada carta, a los botones, el correo del día, éstos al hacer el reparto sacaban aproximadamente 2 pesetas de propina por carta repartida, nos comentaban que en algunas ocasiones, las “buenas”, podía llegarse a los 50 duros de propina.

El servicio de telégrafos era atendido por un telegrafista oficial, el cual se cambiaba cada tres meses.

El último mes de servicio telegráfico se le daba opción a un muchacho, vecino del pueblo, para repartir los telegramas. Parece ser que el primer telegrama que se recibía diariamente y que constaba 7 u 8 era el dirigido a D. Luís Diez, era enviado por el administrador del teatro “La Latina” en gira de verano por provincias, en estos telegramas parece ser que daba cuenta de la recaudación del día anterior.

-“A las 9 de la mañana ya había caído el primer duro de propina que daba D. Luís Diez”.

Como ya hemos señalado, en verano trabajaba todo el mundo, no obstante para que esto fuera posible había que hacer algunas concesiones.


(continúa...)



(1) En la actualidad no existe la citada parte vieja, se trata de la nueva instalación del grupo Rhin edificada en el parque.

2 comentarios:

JB dijo...

Situ, te estas convirtiendo en un tremendo cronógrafo de "otros" tiempos!

Re-chulo te quedó el post... continúa!!!

xtco dijo...

gracias jb, tengo buenos maestros...
;)